Ecosistema

#QontoStories: Colvin y la revolución ecommerce de las flores 💐

November 06, 2019 by Qonto España

¿Qué pasa si juntamos flores con tecnología? La respuesta te la da Colvin

La joven startup que está creando escuela en el hasta ahora clásico mundo de la floristería ha popularizado conceptos como la suscripción de ramos de flores. Desde su fundación en 2017, ha crecido a pasos agigantados e incluso ha abierto recientemente su primera tienda física (aunque más que una tienda es toda una experiencia sensorial) en el centro de Barcelona, la Colvin Store. ¿Y sabes lo mejor? ¡Que son usuarios de Qonto! 😌

Cristina Piera, responsable de finanzas de Colvin, nos habla sobre la trayectoria de la empresa o sobre el papel clave del departamento financiero que lidera y ha formado ella misma, y destaca la importancia de contar con las herramientas adecuadas. 

Pero empecemos por el principio.

La historia de Colvin

Las rosas de Sant Jordi fueron la fuente de inspiración para Sergi Bastardas, Andrés Cester y Marc Olmedillo, los fundadores de Colvin, que supieron ver en ellas la oportunidad de crear un negocio en un sector que no estaba adaptado a los procedimientos y al ritmo de hoy en día.

Estos tres amigos, que se conocieron en la universidad, no tenían conocimiento alguno acerca del mundo de la floristería, pero no les faltaban ganas de trabajar ni buenas ideas. 

Se habló de «Tecnología»,«e-commerce», «marca»… y una serie conceptos fueron poniéndose sobre la mesa para poder determinar los que luego serían los 3 puntos clave que conforman la base de Colvin:

- La desintermediación: Creen y han comprobado que se puede prescindir de gran parte de los intermediarios dentro del clásico sector de la flor cortada. Tratando directamente con los growers o agricultores, se abaratan costes de cara al consumidor (el precio del producto puede ser hasta 6 veces mayor, al pasar por estos intermediarios, desde que sale del campo hasta llegar a la floristería), los cultivos reciben una remuneración mucho más justa y al cliente le llegan unas flores mucho más frescas que se mantienen más tiempo en perfecto estado.

- La marca Colvin: Quieren, además de crear bonitos ramos, que la gente vea Colvin y se sienta identificada. Su propósito es posicionarse como una marca moderna de referencia para los clientes, teniendo en cuenta que esto no es algo que suela hacerse con una marca de flores.

- La tecnología: Afirman que cuando se integra tecnología en un sector tan tradicional, la capacidad de mejorar la situación en todos los puntos de la cadena excede cualquier expectativa. Gracias a la tecnología, en 3 años han conseguido cosas que antes les parecían increíbles, y tienen planes de construir otras aún más sorprendentes.

El gran reto de Cristina

Cristina Piera es otra apasionada de las finanzas y del emprendimiento. Estudió administración y dirección de empresas, y dio sus primeros pasos en auditorías y comercio electrónico. Enseguida sintió predilección por las startups, la tecnología y la rapidez e inmediatez en el mundo de los negocios. Siempre formando parte del departamento financiero, el sentirse involucrada en el proceso de creación, participar en la evolución e incluso presenciar el cierre o fracaso de una compañía, después de haber pasado por diferentes etapas, le sirvió como escuela. 

Tras este aprendizaje, Cristina se lanzó a la búsqueda de un proyecto ambicioso con el que se sintiese realmente identificada. Y así llegó Colvin a su vida; una empresa joven, que quería hacer grandes cosas y estaba experimentando un crecimiento muy rápido. Cristina entró con la importante misión de crear un departamento financiero, que no existía hasta la fecha.

Hoy, su equipo está formado por tres personas. Ella se ocupa de la parte analítica y sus compañeras de la actividad contable.

«Me encomendaron encargarme de la parte financiera en toda su amplitud, que en Colvin tiene un espectro muy amplio. No solo tratamos facturas, sino que damos una perspectiva global al resto de departamentos. Somos algo así como un centro de información que va guiando, estructurando y unificando».

El papel de Qonto

En Colvin conocieron Qonto a través de sus contactos y decidieron informarse al respecto para ver cómo podían integrar nuestra herramienta con un negocio como el suyo, en permanente evolución, y así unir fuerzas. 💪🏼

«Todo lo que sean empresas nuevas que quieran cambiar las cosas nos interesa. Estamos consiguiendo ayudarnos los unos a los otros, y estoy encantada de probar el funcionamiento de la app y haceros llegar mejoras de producto. Esto parece obvio pero no lo es; la mayor parte de las empresas no hacen algo tan sencillo y tan complicado a la vez».

Destaca el gran contraste entre su experiencia con banca tradicional y nuestra plataforma:

«La banca siempre ha sido complicada, es difícil que te escuchen realmente y que te ofrezcan un producto adecuado para ti. Lo normal es que te intenten vender lo que tienen. Yo he trabajado siempre en empresas que se salen de lo común y me ha resultado muy difícil encontrar productos que se adapten a estas nuevas metodologías de trabajo tan particulares».

¿La tecnología y los bancos no se llevan bien?

«La tecnología en banca tradicional y las gestiones online son procesos muy obsoletos. Esto para una empresa que va a gran velocidad y requiere cambios constantemente es un gran problema. No se puede esperar tanto, porque las necesidades ya habrán cambiado en poco tiempo. La agilidad creo que es una cuenta pendiente de los bancos»

En Colvin, por el momento, mantienen su cuenta en un banco clásico, por temas de financiación, y utilizan solo Qonto en banca digital. Además de permitirles «diversificar», como bien apunta Cristina, Qonto les aporta la tan buscada rapidez y facilidad que nombrábamos antes: 

«Nos da mucha facilidad de uso. Habéis tenido muy en cuenta los procesos que sigue un departamento financiero para hacerlo lo más fácil posible. Realmente es cierto lo de que se puede facilitar mucho la vida a tu contable “subiendo el ticket”. A la hora de pedir recibos y facturas al resto del equipo es mucho más fácil para mí y para ellos».

Recalcan que lo normal es que el resto de empleados, ajenos al mundo de las finanzas, suelan «perderse» cuando se tratan temas de pagos o de bancos. Qonto es la herramienta más intuitiva que han podido encontrar y, gracias a ella, los equipos pueden realizar gestiones ellos mismos (por ejemplo, solicitar transferencias o presupuesto).

«Lo que más agradecemos es que nuestros empleados por fin son autónomos y pueden gestionar sus gastos de una forma muy sencilla. Su trabajo no es llenar un excel con todo lo que se han gastado y luego enviarme por diferentes vías cada ticket. Para ellos, que están menos acostumbrados a batallar con la incomodidad, estos procesos suponen un engorro y una pérdida de tiempo y de energía enorme. Así que este ha sido nuestro gran descubrimiento».

¡Gracias, Cristina y Colvin, por creer en Qonto!

¿Quieres que tu empresa sea la siguiente en contar su historia? Escríbenos a hola@qonto.eu. 😉

Puede que también te interese...